Nutridas: espacio de encuentro para madres y sus bebés de cero a tres años.

Mi nombre es Lara y tengo una preciosa hija nacida en el año 2013.
Fue un embarazo complicado y un parto con anestesia general; así que me ví privada de poder vivir conscientemente ese momento. (Puedes leer aquí su relato completo).
Tuve la suerte de poder estar acompañada, desde el principio del embarazo, por María Arroyo, nuestra doula.

Elegir estar acompañados por una doula fue la mejor elección que como pareja pudimos hacer. La formación amplísima y experiencia de María, nos brindó elementos imprescindibles: información, resolución de dudas, empatía hacia nuestros sentimientos….Nos preparó para estar conectados y fuertes, como pareja, y poder recibir con más solidez a nuestro bebé.

Creo que como mujer, fue una de las primeras veces que me permití sentir que era merecedora de cuidados, de apoyo, de sostén;  y que, poder contar con  una profesional para ello,  era el mejor regalo para nosotros y para nuestra hija.

Los meses pasaron y conforme el bebé iba creciendo, las fuerzas, el agotamiento, la rutina del parque, la soledad... se fueron colando en mi día a día.
Necesitaba compartir, desahogarme, soltar, llorar, darme un tiempo para mí, comer sin prisas.
Pero, ¿cómo?...¿dónde voy con mi bebé a recuperar fuerzas y a cuidarme? me preguntaba.
Y entonces, en uno de esos muchos desvelos nocturnos, que solemos tener las mamás, el proyecto Nutridas vino a buscarme.
Gracias al apoyo de mis dos compañeras de proyecto: Sol Aracil, nuestra profesora de labores artísticas y María Feros nuestra pedagoga y orientadora;  junto con la belleza artística de Carol Aldea, nuestra diseñadora gráfica, el proyecto pudo nacer.

Nutridas: nutrirse para nutrir.

En el día a día de la maternidad a las madres, a veces, se nos olvida que para poder nutrir a nuestros bebés (alimentación, amor, experiencias) debemos primero nutrirnos a nosotras mismas.
Proponemos un espacio acogedor y cuidado: un hogar preparado para un pequeño grupo de madres y sus bebés. Un hogar donde los más pequeños pueden ser alimentados con calma, gatear, dar los primeros pasos, echarse una siesta…
Y donde las madres podamos sentirnos arropadas, escuchadas, comprendidas por mujeres que están atravesando nuestra misma situación.
Siempre, desde el respeto profundo al proceso de crianza que cada una elegimos y vivenciamos, sin ningún tipo de juicio o cuestionamiento.
Sabiendo que, cada una,  lo hacemos lo mejor que podemos y que somos la mejor madre para ese bebé.


Una mañana en Nutridas.

Cada mañana iniciamos con música: arpa pentatónica, canciones, rimas, juegos de dedos, pequeños masajes...Es un tiempo de bienvenida y disfrute donde los más chiquitines observan y aprenden; y a las madres nos aporta un recurso estupendo para poder usar en nuestro día a día.
A continuación, iniciamos el juego libre, con materiales y juguetes naturales: madera, lana, telas. Pocos juguetes no estructurados para favorecer la creatividad y un juego de calidad. Con los mayores hacemos pan, pintamos con ceras, ayudamos a cortar la fruta del desayuno...
Mientras tanto, muy cerca de ellos, las madres iniciamos nuestro tiempo de labores artísticas:
“Cuando el adulto realiza un trabajo de concentración artística y con sentido, el niño imita ese hacer coherente. Unas manos creadoras y una mente en calma son un modelo tremendamente beneficioso para nuestros hij@s; aportandoles una presencia auténtica de nosotras”.
Realizamos labores relacionadas con la estación del año en la que estemos y no hace falta tener ningún conocimiento previo para ello.

Y, por fin, llega el desayuno. Es un espacio distendido donde las madres y los más pequeños disfrutan y se nutren de alimentos sanos y ecológicos: café eco, infusiones, pan bio, mantequilla, frutas…recuperando el placer de comer con calma.
Cuando termina este tiempo, las madres pueden salir a disfrutar de las múltiples zonas verdes y parques que tenemos en el mismo barrio.

Espacio pedagógico y de orientación familiar.

En este viaje de la maternidad, todas hemos vivido momentos de desorientación y dudas que minan nuestra estabilidad emocional y psicológica. Para ello contamos con el espacio de orientación terapeútica donde de forma individual y grupal iremos caminando hacia un lugar más estable y sanador.

Un domingo al mes, nos reunimos para tratar los temas que más nos preocupan y resolver las múltiples dudas que surgen en la crianza. Es un espacio abierto al barrio y, gracias a su buena acogida, cada vez tiene mayor afluencia.

Los grupos de madres que se han creado tienen entre ellas una gran unión y confianza. Ya no sólo se relacionan en este espacio sino que crean sus propias actividades y encuentros. Esto genera que crezcan los lazos entre ellas favoreciendo todo un sistema de apoyo comunitario para las familias.

Actualmente, tenemos dos grupos de madres que nos reunimos un día a la semana( los martes y los jueves).
En breve, abriremos un nuevo grupo los lunes o miércoles por la mañana,  y los viernes por la tarde para aquellas mamás que por motivos laborales no puedan otro día.
El hogar se encuentra en Aravaca. Es un lugar con múltiples zonas verdes, muy tranquilo y de fácil y gratuito aparcamiento. Está muy bien comunicado por autobús y renfe.

Desde Nutridas trabajamos para que, junto con otras madres y con nuestros propios hijos, recuperar el poder y la belleza de ser madres que nutren, alimentan, enriquecen y gozan del privilegio de ser creadoras de vida.

Lara del Rey para Doulas.es
Lara es maestra especializada en educación infantil. Durante más de quince años ha sido maestra y directora de un centro de educación infantil privado durante seis años. Se enmoró del proyecto de madres de día waldorf y desarrolló su trabajo de esta forma durante tres años. Co-fundadora de la Red Madres de día y actualmente madre de Luz que ya casi cumple tres añitos.

comments powered by Disqus