Los testimonios publicados reflejan el sentir de mujeres que fueron acompañadas por una doula durante su parto. Algunas se han centrado sólo en la parte del acompañamiento y otras han querido relatar todo su parto y parte del embarazo.

Doulas.es recoge estos testimonios como vivencia de estas mujeres, no como modelos de atención sanitaria ni opción de parto.

Si quieres compartir lo que para ti ha supuesto contar con el apoyo de una doula, en esta sección tienes un espacio para ello. Envíanoslo a contacto.

Aire y calma

Ian

Cuando me quedé embarazada y se lo dije a Ruth. Ella se ofreció a compartir sus conocimientos como Doula “cuando yo quisiera”. Yo no tenía muchas preguntas, estaba absorta en integrar la noticia de mi estado y ella se mantuvo en silencio, cercana, ligera.

Poco después ella descubrió que también albergaba vida en su interior y desde lo más profundo la sentí como una amiga y cómplice, siguió manteniendo su saber a la espera de mis preguntas, hasta “cuando yo quisiera”. Durante cuatro meses y medio estuve vapuleada por una potente marejada emocional, y cuando me acercaba, ella, desde la mayor de las calmas, me escuchaba sin juicios, sin consejos, sin intrusismo. Ella a pesar de la redondez y la inevitable suma de kilos de su embarazo continuaba siendo ligera, en sus movimientos, en sus emociones, en su habla... calma y aire, así cuando mis inquietudes y miedos salían de mi boca frente a ella yo tenía la sensación de que su mente era una ventana abierta y su escucha aire que proyectaba mis dudas lejos.

El día del parto, cuando ella llegó, podía percibir más claramente que nunca antes, esta ventana y este aire fresco, como la brisa tras una tormenta, la calma. Me ayudó a terminar el espacio que yo había escogido para dar a luz y desapareció, la recuerdo entrar unas dos veces en la habitación, si lo hizo más veces no me di cuenta pero cuando la vi me parecía un hada, la manera en que se movía a pesar de sus ocho meses de embarazo, el tono de su voz, la calidez de su contacto, todo sumido en el respeto.

En el puerperio ella tuvo su parto y puerperio y aún así estaba ahí dispuesta a escucharme y acercándose a vernos. Mi casa era un caos, y jamás hubo juicio en su mirada, todo lo contrario, nada de eso importaba, ella miraba más dentro, a mi esencia, de corazón a corazón. Así es como recuerdo la sensación de su acompañamiento, calor, entrega, escucha, calma y aire siempre y “cuando yo quisiera”, y esta frase logró llenarme de poder en un proceso en el que la mayoría de profesionales con los que te encuentras te hacen sentir chiquita, ignorante, vulnerable.

Gracias Ruth.

Desde Doulas.es queremos agradecer a Ian
su colaboración por darnos permiso para la publicación.
Ruth Cañadas
Doula: Ruth Cañadas
Provincia: Madrid
Zona de trabajo: Madrid, Guadalajara y Segovia
Email: doula@otanana.com
Tlf: 669 64 84 03
Web: Otanana.com
Ver ficha completa