Los testimonios publicados reflejan el sentir de mujeres que fueron acompañadas por una doula durante su parto. Algunas se han centrado sólo en la parte del acompañamiento y otras han querido relatar todo su parto y parte del embarazo.

Doulas.es recoge estos testimonios como vivencia de estas mujeres, no como modelos de atención sanitaria ni opción de parto.

Si quieres compartir lo que para ti ha supuesto contar con el apoyo de una doula, en esta sección tienes un espacio para ello. Envíanoslo a contacto.

Mabel y su doula

Mabel Carrión

Eran las cuatro de la mañana, aproximadamente, del doce de enero de dos mil ocho, mi hija Olivia, segunda hija, apenas hacía una hora que había nacido a este mundo y yo me duchaba en el cuarto de baño de mi casa. Pudiera parecer que voy a hacer un relato más de un parto en casa (maravillosa y única experiencia, que mil veces repetiría) lo cual no sería poco, créanme, pero trata esta carta de esa ducha que me daba a la hora y día citados.

Las piernas todavía se movían sin mi autorización y estaba ligeramente mareada y aunque pletórica, notaba como el cansancio lo llenaba todo poco a poco, acababa de parir, necesitaba ducharme y así lo hice. María me ofrece su mano y a mí me sorprende, sólo voy a darme una ducha, acepto su mano y me acompaña al baño, me ayuda a entrar y se queda para asegurarse, a la vez que hablamos (no recuerdo muy bien sobre qué) que estoy bien. Y ahí está presente, aspecto frágil y serio pero sólida y humana como pocos. Me sentí segura, una privilegiada.

No se movió de mi lado en todo el parto, las personas de mi familia que estaban presentes me contaban después cómo ella protegía el entorno que me rodeaba como una fiera, no permitiendo ruidos, haciéndome masajes o dejando de hacerlos si era necesario, poniendo orden a mi alrededor para asegurar mi tranquilidad y desde luego colaborando con la matrona en todo momento.

Sirva este escrito para agradecer su impagable compañía y buen hacer, sus flores, sus aromas y su presencia siempre conciliadora y segura. Volvería a contar con ella un millón de veces. Gracias María

Mabel Carrión Roncero

Desde Doulas.es queremos agradecer a Mabel
su colaboración por darnos permiso para la publicación.