Los testimonios publicados reflejan el sentir de mujeres que fueron acompañadas por una doula durante su parto. Algunas se han centrado sólo en la parte del acompañamiento y otras han querido relatar todo su parto y parte del embarazo.

Doulas.es recoge estos testimonios como vivencia de estas mujeres, no como modelos de atención sanitaria ni opción de parto.

Si quieres compartir lo que para ti ha supuesto contar con el apoyo de una doula, en esta sección tienes un espacio para ello. Envíanoslo a contacto.

Relato de Miguel

Miguel

Miguel, marido de Bei, cuyo relato de parto podéis leer también en nuestra web, nos ha querido dar su versión como padre, para desmontar la idea de que las doulas fomentamos el dejarles de lado en el parto. Muchas gracias Miguel por el apoyo a través de esta entrevista y animamos a más padres a que compartan su experiencia también.

¿Como surgió contar con los servicios de una doula?
Pues fue petición de mi pareja, yo no conocía de la existencia de las doulas y al principio recelaba un poco pensando que no confiaba en mí, pero enseguida me dí cuenta de mi error.

¿Como conocisteis su existencia?
Ella lo conoció a través de un documental sobre parto, buscamos información por internet y encontramos a Macarena. Y ya no quisimos buscar más.

¿En que momento del proceso os acompañó?
Embarazo, parto y posparto.

¿Te sentiste desplazado en algún momento por su presencia?
No, nunca jamás, todo lo contrario. Era un miedo que yo tenía, pero a medida que fui conociendo a Maca y a su trabajo, el miedo se esfumó. Además, como el parto fue muy largo, tenerla allí me permitió de alguna formar no cargar con toda la preocupación de cómo se iba a resolver el parto, con una persona experimentada, que no sólo es doula, sino también madre y ha pasado por ello. Que no es personal médico, que no te dice que todo va a ir bien porque es su trabajo, sino porque lo siente así. Y desde el punto de vista más práctico, poder salir a comer, al baño, a descansar, sabiendo que ella se quedaba en buenas manos no tiene precio.

¿Que les dirías a otras padres que miran a las doulas con recelo?
Que quizás se han quedado con el mito y no con la persona, a mí quizás por desinformación e ignorancia me pasaba eso al principio. Sentir prejuicios es algo lógico y normal, es algo humano, pero deben mirarlo también desde la óptica del respeto, que no es su decisión sino la de tu pareja y lo único que tienes que hacer es estar allí apoyando. Si consideramos que podemos imponer algo a nuestra pareja, quizás estés hecho para vivir solo.

¿Por qué una doula y no tu madre o tu suegra?
Parto de la base de que no es mi decisión, pero aunque así fuera, no tienen ni una distancia emocional, ni la empatía suficiente aunque hayan sido madres. No me imagino a ninguna de las dos haciendo esa labor, ni por la educación que tenemos, ni por el mundo en el que vivimos. A la larga son madres, y una madre, por mucho que no quiera, acabará juzgando y/o transmitiendo sus miedos, mientras que una doula no.

¿Por qué para el siguiente parto no contásteis con una doula?
Primero porque Maca había sido recientemente madre, evidentemente no podía acompañarnos y no queríamos otra persona. Pero además, ya contábamos con la experiencia del primer parto y lo llevábamos todo más claro y más preparado, aprendimos a relativizar algunas prácticas médicas que nos asustaban en el primer parto y además contábamos con su apoyo telefónico. En definitiva, creo que yo entendí lo que mi pareja quería y después de haber visto a Maca trabajar, aprendí a ayudarla como más lo necesitaba.

Entonces, ¿te sirvió la experiencia que viviste con Macarena para acompañar mejor a tu pareja en este parto?
Sí, por supuesto. De hecho, creo que fue fundamental ver su labor.

¿Crees que todos los hombres están preparados para acompañar solos el parto de sus parejas?
No, con la educación que hemos recibido, la mayoría no estamos preparados. Luego depende de cómo sea tu personalidad, si eres muy empático y paciente, a lo mejor sí, pero desde el punto de vista educacional no lo creo.

Michel Odent afirma que los hombres no deberían estar en los partos, ¿Cuál es tu opinión al respecto?
Creo que no debería estar nadie que no quisiera la parturienta, lo que yo he visto es que es el propio entorno familiar, junto con el hospitalario, el que saca a los hombres de la ecuación y toman protagonismo las mujeres de la familia que ya han sido madres, incluso prevalenciendo sobre la mujer que está pariendo o gestando, a la que hasta infantilizan, cosa que con Maca nunca sentí.

Si tu pareja te hubiera propuesto que no estuvieras en el parto, ¿Qué te hubiera parecido?
No me hubiera gustado, porque creo que tengo derecho a ver nacer a mis hijas, pero lo hubiera respetado.

¿Crees que una doula puede ayudar en una perdida perinatal?
Creo que sí, pero es una pregunta que te debería responder Bea. No obstante, la doula y la madre generan un vínculo muy fuerte que puede ser clave para este tipo de situaciones, en las que los hombres/padres a lo mejor lo interpretamos de otra forma diferente y por mucho que intentemos ayudar, no podemos alcanzar a entender lo que verdaderamente siente la madre tras la pérdida.

¿Que opinas de las prácticas tan polémicas como la placentofagia o el nacimiento lotus? 
Entendiéndolo desde el respeto, y teniendo en cuenta que no se hace daño a nadie, mientras sea una decisión propia de la madre y no haya una imposición de nadie, cada uno es libre de hacer lo que quiera. Aunque he de reconocer que si mi mujer me lo hubiera propuesto, probablemente hubiera hecho muchos chistes, pero no me hubiera opuesto, porque no es mi decisión.

¿Os hablo Macarena de ello?
Yo no lo recuerdo, de hecho el Nacimiento Lotus lo he conocido esta semana con el informe.

¿Te sentiste presionado en algún momento por la doula?
Jamás. Todo lo contrario.

¿Si hubiera un nuevo embarazo, volveríais a contar con una doula?
Si mi pareja quiere y Maca está disponible, por supuesto. Tampoco me veo con otra persona al lado que no sea ella.

¿Hubo alguna parte del acompañamiento que no te gusto, o donde no te sentiste cómodo?
Nunca, los únicos momentos en los que me sentí incomodo fueron, no por la presencia de Maca, ni por su labor, sino por algunos comentarios del personal médico del hospital (del primer parto) y por algunas normas de los protocolos hospitalarios.

¿Por ejemplo?
Yo no digo que los hospitales sean malos, pero nunca me han gustado, ni me han dado confianza, pues lo relacionó con la enfermedad y no con la vida, y no dejan de ser sitios fríos. El personal que nos atendió fue amable, pero no deja de ejercer una postura forzada para convertir en cálido un sitio que no lo es. Te aporta seguridad, te aportan orden, te aportan conocimientos médicos, pero no es gente que tú puedas elegir, sino que son impuestos. De hecho en el primer parto, pedimos que nos atendiera otra matrona y se negó, lo que vulnera no sólo la Ley de Autonomia del Paciente, sino que es contraproducente para una mujer de parto.

¿Hubiera preferido entonces un parto en casa?
No, porque a mi personalmente me da pavor que algo malo pueda pasarles. Aunque tampoco es mi decisión y si mi pareja lo hubiera querido, allí habría estado con mi apoyo incondicional y mis prejuicios en la puerta.

¿Y en el posparto, como os ayudo?
La verdad es que no lo recuerdo bien, pero cada vez que Bea hablaba con Maca estaba más tranquila. Le apoyo mucho en la lactancia también, que no fue nada fácil. Y yo, como hombre, que carece de esa función física y cualquier herramienta educacional, formación o experiencia al respecto, no tenía ni idea.

¿Consideras suficiente el permiso de paternidad actual?
No, ni siquiera considero suficiente el de maternidad. Quizás por egoísmo el permiso debería ser de un mes como mínimo, pero teniendo en cuenta la situación actual, sacrificaría cualquier mejora temporal en el permiso de paternidad, por una mejora en el de maternidad, 16 semanas son absolutamente insuficientes. Enseguida me reincorporé a mi puesto de trabajo, pero saber que junto a mi pareja siempre iba a estar su doula, bien física o bien telefónicamente, me tranquilizaba bastante. Habrá quien piense que para que quieres una doula, teniendo familia, pero creeme si te digo que la familia por la educación que hemos recibido, y la tradición y cultura en la que nos movemos, a veces puede resultar agobiante.

¿Consideras que es un servicio que debería ser remunerado?
Por supuesto, como cualquier trabajo, y regulado, que cuente con todos los derechos y obligaciones legales con las que contamos todos los profesionales.

¿Consideras, habiendo vivido dos partos, que una doula acapara las funciones de una matrona?
No, porque no es personal sanitario, no tiene formación sanitaria y no la necesita, porque no desempeña ninguna labor sanitaria. Tiene que dar confianza, tiene que dar cariño, tiene que dar apoyo y tiene que dar seguridad. Y para eso no hace falta titulación, simplemente hace falta ser buena persona.

¿Crees que hay intrusismo?
No, no lo creo, porque no desempeñan la misma labor. Lo que si puede haber es una simbiosis. Nos hemos emperrado en pensar que doula y matrona  son enemigas, y nos hemos olvidado de que tienen el mismo objetivo, que es ayudar a la mujer que está pariendo.

Por último, ¿recomiendas una doula a tus amigos?
No, es una decisión absolutamente personal, que yo no puedo recomendar a nadie si no me preguntaran.

Desde Doulas.es queremos agradecer a Miguel
su colaboración por darnos permiso para la publicación.
Macarena Díaz-Mayordomo Cabiedas
Doula: Macarena Díaz-Mayordomo Cabiedas
Provincia: Madrid
Zona de trabajo: Madrid, Madrid Sur y alrededores
Email: madimaca@hotmail.com
Tlf: 678363879
Ver ficha completa